¿A qué edad empezar a priorizar el trabajo técnico de Taekwondo en niños? ¿Y el de fuerza, resistencia, velocidad…?

Estas cuestiones son algunas (entre otras muchas) de las que nos planteamos cuando queremos planificar un entrenamiento de Taekwondo para niños. Y es que, como ya sabes, no se debe tratar a los niños como «adultos en miniatura», debido a que existen claras diferencias en el desarrollo físico y en la estatura de los mismos.

En el artículo de hoy vamos a ver un modelo de desarrollo físico para jóvenes basado en la evidencia, también conocido como YPD (por sus siglas en inglés).

Si estás empezando como entrenador, este modelo te vendrá genial como marco de referencia a la hora de planificar tus clases de Taekwondo.

Si, por el contrario, ya tienes mucha experiencia en el campo, probablemente estés familiarizado con qué tipos de entrenamiento son mejores para qué edades. Pero, ¡oye! Quién sabe… quizás aprendas algo nuevo hoy o, incluso mejor, te reafirmes de lo bien que lo haces, ¡que nunca está de más! 🙂

 

La filosofía del modelo YPD


El modelo YPD prioriza la salud y el desarrollo del niño a largo plazo, por encima del rendimiento y los resultados a corto plazo.

Esta perspectiva ayuda al niño a apreciar los beneficios de la actividad física y a desarrollar una motivación intrínseca para con el deporte. A la par que disminuye las consecuencias negativas de imponer una excesiva presión en la obtención de resultados, tales como: desgaste físico y psicológico a una edad temprana, y rechazo de la práctica de actividad física en un futuro. 

 

 

Preparación física en Taekwondo para niños y adolescentes

 

El modelo YPD hace una propuesta de las cualidades físicas que serían más interesantes enfatizar a cierta edad —teniendo en cuenta la edad cronológica (años) y la edad biológica (estado de maduración)– para maximizar el desarrollo del atleta. 

Analicemos las 9 cualidades físicas a las que hace referencia: 

 

1# Patrones Fundamentales de Movimiento

El desarrollo de los Patrones Fundamentales de Movimiento o FMS (por sus siglas en inglés), en un entorno seguro y divertido, es esencial para garantizar que los niños aprendan a moverse bien. Y, en etapas posteriores, desarrollen movimientos deportivos más complejos de forma segura y efectiva.

Los FMS son el foco principal en niños de 2 a 7 años. Sin embargo, los FMS siempre deben estar presente dentro de cualquier programa, para cualquier atleta, de cualquier edad.


Ejemplos de patrones fundamentales de movimiento:

Locomoción

Manipulación

Estabilización

  • Caminar
  • Correr
  • Saltar
  • Brincar
  • Rodar
  • Galopar
  • Escalar / Trepar
  • Deslizarse
  • Empujar
  • Tirar / Jalar
  • Driblar
  • Cargar
  • Rebotar
  • Lanzar
  • Pasar
  • Atrapar
  • Recibir
  • Patear
  • Golpear
  • Recoger
  • Giro
  • Torsión
  • Rotación
  • Flexión
  • Extensión
  • Suspensión
  • Estiramiento
  • Encogimiento

2# Habilidades deporte-específicas

Las habilidades deporte-específicas son movimientos deportivos más complejos y avanzados; y por tanto, no deberían ser introducidos hasta que el niño no muestra un dominio de los FMS.

El modelo YPD los empieza a priorizar a partir de los 10-12 años de edad.

 

3# Movilidad y flexibilidad

Los niños sufren una reducción en la flexibilidad del tronco entre los 9 y 12 años. Por el contrario, las niñas manifiestan una mejora acelerada a partir de los 11 años.

Conociendo estos datos, será interesante enfatizar el trabajo de movilidad y flexibilidad en edades comprendidas entre 5 y 11 añosNo obstante, el desarrollo y mantenimiento de la movilidad y flexibilidad debe formar parte de cualquier programa deportivo (independientemente de la edad).

4# Fuerza

El modelo YPD hace hincapié en el trabajo de la fuerza muscular, considerándolo una prioridad en todas las etapas del desarrollo. 

A pesar de las preocupaciones, ahora es aceptado que los niños participen en un entrenamiento de fuerza. A estas edades se priorizarán los ejercicios con peso corporal, realizados siempre con la técnica correcta.

La fuerza muscular se considera la cualidad física básica fundamental, ya que es la única a partir de la cual puedes potenciar todas las demás. 

Sin embargo, el desarrollo de la fuerza muscular no solo mejora el rendimiento, sino también, reduce el riesgo de lesiones relacionadas con el deporte. Por ejemplo, aproximadamente el 50% de las lesiones por sobreuso se podrían prevenir con una buena preparación física de fuerza. Es más, se ha reportado que altos niveles de acondicionamiento aeróbico y bajos niveles de fuerza muscular, aumentan el riesgo de fracturas en niños.

 

5# Agilidad

En la mayoría de los deportes, y el Taekwondo no es una excepción, se necesita un alto grado de agilidad para un rendimiento óptimo.

En el artículo Entrenamiento de agilidad en Taekwondo vimos los 3 componentes que forman la agilidad. Siguiendo esta línea, el modelo YPD propone trabajar la parte física y técnica entre los 5-16 años; y la cognitiva a partir de los 16. 

 

6# Velocidad

El entrenamiento de velocidad cobra mayor importancia entre los 5 y 16 años.

En niños se debe enfocar el desarrollo de la velocidad alrededor de ejercicios pliométricos, competencia técnica y sprints. Mientras que en adolescentes, además de los ya mencionados, también se enfatizará alrededor del entrenamiento de fuerza.

 


7# Potencia

La potencia (o fuerza rápida) se define como la capacidad de generar la mayor cantidad de fuerza en el menor tiempo posible. Esta habilidad se considera esencial para el éxito deportivo.

El modelo propone comenzar su desarrollo a partir de los 5 años; aunque la adolescencia será el momento clave para maximizar los resultados.

 

8# Hipertrofia

El énfasis en el trabajo de hipertrofia muscular (entrenamiento específico para el aumento del tamaño del músculo) puede comenzar alrededor de los 14 años en atletas masculinos y 12 años en atletas femeninas.

Esta será la edad ideal para empezar, ya que se produce un incremento fisiológico de la concentración de hormonas que promueven la síntesis proteica.

 

9# Resistencia

El modelo YPD propone que se incluya el entrenamiento de resistencia a partir de la edad adulta (+18 años), pero en ningún momento se considerará prioritario.

Aunque esta afirmación puede ser controvertida, se basa en la suposición de que el atleta estará expuesto al desarrollo de la resistencia específica del deporte, por ejemplo, cuando participa en sesiones de entrenamiento técnicas y/o en competiciones organizadas.

 

 

Guía de referencia para entrenadores de Taekwondo

 

He plasmado toda esta información en una guía rápida y muy visual para que le saques el mayor partido posible cuando planifiques tus clases de Taekwondo.

Puedes acceder a esta guía (entre otro contenido) en la Zona exclusiva y, si aún no estás registrado, puedes hacerlo aquí gratis.

¡Espero que te guste! 

 

 

Otras consideraciones a tener en cuenta del modelo YPD

 

Diferencias en los estados de maduración

Las recomendaciones del modelo YPD hacen referencia a un niño con una maduración promedio.  

En el caso de un niño de maduración temprana, los componentes del modelo deberán moverse a la izquierda. Permitiendo al niño comenzar antes técnicas de entrenamiento más avanzadas.

En contraste, los componentes del modelo YPD se moverán hacia la derecha para un niño que se considere de maduración tardía. Introduciéndolo así a un entrenamiento más avanzado en una edad cronológica posterior, es decir, cuando esté listo fisiológicamente para hacer frente al aumento del estímulo.

 


Diferencias entre sexo femenino y masculino

La fuerza, la velocidad, la potencia, la resistencia y la coordinación se desarrollan a tasas similares para ambos sexos durante la infancia. En consecuencia, desde una perspectiva de capacitación, tanto los niños como las niñas pueden seguir programas de entrenamiento similares durante los años previos a la adolescencia.

Sin embargo, al inicio de la adolescencia (en niñas alrededor de los 10 años y en niños alrededor de los 12 años de edad) los chicos, en comparación, logran mejoras significativas en todas las cualidades físicas, a excepción de la flexibilidad.

Por otra parte, en atletas femeninas –al tener mayor riesgo de osteoporosis en la edad adulta y mayor prevalencia de lesión de rodilla– es interesante trabajar la fuerza general y del core, además de ejercicios pliométricos y de equilibrio, por sus beneficios en la prevención de estos factores.

 

 

Edad de entrenamiento

La edad de entrenamiento se puede definir como la cantidad de años que un atleta ha estado participando en un entrenamiento formalizado.

Dado el caso de trabajar con un atleta que se acerque a la edad adulta y que nunca haya entrenado antes… primero, necesitará desarrollar los FMS y la fuerza muscular; y después, ya podrá embarcarse en un entrenamiento más acorde con su edad cronológica.

 


Estructuración del entrenamiento

Se recomienda que la estructuración del entrenamiento sea progresiva.

Dicho de otra manera, a edades tempranas se promoverá el desarrollo físico a través de los juegos (entrenamiento sin estructura), donde el objetivo de la sesión está «escondido».

En cambio, a edades adultas el entrenamiento será altamente estructurado, donde el objetivo de trabajo es explicito y se cuantifican todas las variables. Por ejemplo, entrenamiento de fuerza de golpeo: objetivo- golpear lo más fuerte posible el pao; número de repeticiones y series- 5×3; descanso entre series- 3 minutos.

 

 

Cuéntanos tu experiencia 

 

¿Qué te ha parecido el modelo YPD?

¡Comparte tu historia! Aquí estamos para aprender juntos. Me encantará leer tu comentario y contesto a todo personalmente 🙂

 

Bibliografía consultada

 

Lloyds, R. and Oliver, J. (2012). The Youth Physical Development Model: A New Approach To Long-Term Athletic Development. Strength and conditioning journal, 34(3), pp.61-72. Available at: https://www.researchgate.net/publication/271953822