Descubre la revolución del Taekwondo

La comunidad online que marcará un antes y un después en tu entrenamiento de Taekwondo

Todos tenemos metas y sueños, pero hay dos tipos de personas: están las personas que los alcanzan y las personas que se resignan.

Y no hay nada peor en esta vida como la resignación.

Ya lo decía el escritor francés Honoré de Balzac: «La resignación es un suicidio cotidiano».

¿Qué marca la diferencia? La acción.

Todo proyecto que se ha puesto en marcha, toda innovación que se ha creado, ha sido el resultado directo de poner un sueño, una idea, en acción.

La vida no es algo que sucede; es algo que hacemos que ocurra.   

Applying focus and power (Martial arts)

Sabiendo que tomar acción es fundamental… ¿Por qué no lo hacemos? ¿Qué nos paraliza?

Hay muchas razones, pero hoy nos centraremos en una de ellas: el método y cómo Taekwondo nos puede ayudar en este proceso.

Cómo lograr tus metas y sueños 

Como ya comenté en el artículo Taekwondo: el arte de desarrollar valores, Taekwondo es como un laboratorio donde se dan las condiciones perfectas para desarrollar hábitos y habilidades imprescindibles para la vida.

En esta ocasión:  7 enseñanzas extraídas de Taekwondo para establecer metas y conseguir tus sueños.

¡Vamos a ello!

1# Define qué quieres

Si no sabes lo que quieres no puedes conseguirlo.

Establece una única prioridad: cuanto más concreta tu meta, más sencillo detallar un plan para conseguirla y más fácil focalizar toda tu energía hacia ese fin.

Este es el paso más importante– son los cimientos donde se sustentan los siguientes. Por eso, tómate tu tiempo para reflexiona sobre tus metas y sueños antes de avanzar.

Por ejemplo, una de las metas más comunes en Taekwondo es ser un cinturón negro.

¿De verdad es eso lo que deseas alcanzar? ¿Por qué? ¿Te apasiona? ¿Vas a aportar valor a la sociedad? ¿Te da prestigio / seguridad / aceptación social?

No importa cuales sean tus sueños; lo que importa es que sean tuyos. 

Si realmente es lo que deseas no habrá nada, ni nadie que te pare; harás lo que haga falta, el tiempo que sea necesario para lograrlo.

“Una persona con claridad de metas consigue avanzar incluso en las circunstancias más difíciles; una persona sin claridad de metas no consigue avanzar ni en las circunstancias más favorables” – Thomas Carlye.

2# Divide el proyecto en tareas más pequeñas

Taekwondo tiene el sistema de cinturones. Este método te enseña a fijar objetivos a corto, medio y largo plazo para evitar que el proceso sea abrumador.

Una de las razones por la que no tomamos acción es porque vemos los proyectos como algo titánico, no sabemos por dónde empezar y nos agobiamos.

Motivo por el cual es importante dividir tu gran proyecto en tareas pequeñas, tan pequeñas que no te dé miedo a hacerlas.

Quizás no vayas a cambiar el mundo haciendo esa tarea pequeña, pero una tras otra, un día tras otro, puede marcar la diferencia.

 “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo” – Eduardo Galeano.

3# Actua

La acción es el puente entre nuestros sueños y la realidad.

Taekwondo es acción. Puedes leer y estudiar mucho sobre Taekwondo, sobre cómo hacer una técnica, pero hasta que no la haces no entiendes todos sus matices.

La acción es la verdadera medida de la inteligencia. Inteligencia no es “saber”, inteligencia es “saber hacer”.

No esperes a que se den las circunstancias perfectas, a contar con todos los medios necesarios o a tener cero incertidumbre… ya te lo digo yo: ese momento nunca llega.

La incertidumbre es la única constante en nuestra vida.

Ponte en movimiento y descubre las soluciones por el camino.

 “Dentro de un año te arrepentirás de no haber empezado hoy” – Karen Lamb.

4# Sé excelente

La forma en que haces una cosa, las haces todas.

No esperes a conseguir lo que deseas para dar lo mejor de ti: cada acción, cada hábito, define quién eres y lo que logras en tu vida.

Si en Taekwondo practicas una patada lateral (Yop Chagi) de forma mediocre, acabarás con malos hábitos que serán difíciles de modificar según pasa el tiempo. En consecuencia, tu patada tendrá menos fuerza y no será efectiva.

Ya lo decía Bruce Lee: << Yo no temo al hombre que ha lanzado diez mil patadas diferentes, yo temo al hombre que ha lanzado una patada diez mil veces >>.

Ser excelente no significa ser perfecto. La perfección es subjetiva; lo que para mí es perfecto, quizás difiera de lo que tú llamas perfecto.

Ser excelente es dar lo mejor de ti en este momento con las habilidades y conocimientos que tienes hoy.

“Si la excelencia es una opción, ¿por qué escoger algo diferente?” – Mark Gorman.

5# Evalúa y sé flexible

Para conseguir cualquier meta necesitas evaluar tu progreso de una forma honesta y continua. Si no sabes cómo lo estás haciendo no puedes ajustar tus acciones.

Hay dos tipos de evaluación: externa (tu mentor) e interna (tú mismo).

La evaluación externa en Taekwondo es donde tu maestro o un conjunto de maestros te evalúa: La evaluación ocurre de una forma más regular y específica durante los entrenamientos semanales. Y de forma más puntual (bianual) y global durante los exámenes de cinturón.

En cuanto a la evaluación interna hay distintas formas de evaluarte a ti mismo. Algunos ejemplos que yo utilizo:

-Grábate en vídeo: Analiza tu patrón de movimiento y observa en qué puedes mejorar. También puedes comparar tu técnica con la de un atleta que te guste: ¿Qué hace diferente? ¿Por qué su patada es distinta a la tuya? Analiza su patrón y cópialo. Siempre siendo consciente de que no podrás copiar al 100% debido a que cada persona es única (diferente estructura ósea, flexibilidad, biomecánica, fuerza…).

-Monitoriza parámetros: Número de patadas en 30 segundos, número de flexiones, centímetros en salto vertical y horizontal… Mantener un seguimiento de estos parámetros te dará una idea de si  estás  progresando o si necesitas modificar algún aspecto de tu entrenamiento.

En ambos casos -tanto en la evaluación interna como en la externa- recibes retroalimentación que es de utilidad para la toma de decisiones. Lo importante es pasar del punto A (dónde estás) al punto B (dónde quieres estar). Cómo llegas al punto B desde el A puede variar sobre la marcha, no es algo estático.

6# Oriéntate hacia el crecimiento personal

Lo habrás oído muchas veces: la felicidad está en el camino, no en la meta.

¿Qué significa esto?

Si sólo estás orientado hacia la meta cuando la consigues ya está, ya has acabado. Conseguir algo te hará feliz durante un periodo determinado, pero se desvanecerá con el tiempo. En cambio, si te orientas hacia el desarrollo personal te estás marcando una meta de por vida, porque alcanzar tu máximo potencial no tiene fecha límite.

Lo importante es tu desarrollo personal -en quién te conviertes durante el camino- y no la meta conseguida.

El cinturón negro en Taekwondo no es el final del camino; no es el fin del destino, sino el principio de la maestría; el principio de una comprensión más profunda del Arte y de ti mismo.

Siempre piensa en cómo mejorar: lee, estudia, entrena con gente que sabe más que tú, haz networking, acude a seminarios…

”Un cinturón negro no es algo que llevas puesto; es algo en lo que te conviertes”.

7# No te rindas

Conseguir un cinturón negro (o cualquier otra meta o sueño) no es fácil, no es una línea recta: habrán curvas y baches; habrá que dar pasos atrás y cambiar la dirección. Todo forma parte del camino hacia el éxito.

En esta vida nadie fracasa, sólo hay gente que desiste.

“Todo lo que he aprendido en mi vida se resume en dos palabras: sigue adelante” – Robert Frost.

Cuéntanos tu experiencia

¿Cuál es tu sueño?

¿Te ha ayudado el entrenamiento en Taekwondo a desarrollar habilidades para lograrlo? ¿Qué otras enseñanzas añadirías a la lista?

¡Comparte con nosotros tu experiencia para que todos podamos aprender de ti!

Me encantará leer tu comentario y contesto a todo personalmente 🙂