Descubre la revolución del Taekwondo

La comunidad online que marcará un antes y un después en tu entrenamiento de Taekwondo

Tener completa claridad sobre qué queremos en la vida y la dirección que vamos a tomar sería algo obvio, pero en muchos casos nos dejamos llevar por la inercia del día a día y la comodidad de la rutina sin saber muy bien si estamos haciendo lo correcto para alcanzar nuestro propósito.

Ya lo decía Séneca: «No hay vientos favorables para el marinero que no sabe qué rumbo poner»

Toma las riendas de tu vida y deja de vivir en piloto automático

¿Cómo lo puedes conseguir?

Empezando por lo más básico: Define cuáles son tus valores.

Tus valores afectan a la vida que tienes hoy y a la que tendrás en el futuro.

 

Veamos el porqué de esto y cómo taekwondo te puede ayudar en el proceso.

 

Tus valores. Tu esencia

¿A qué me refiero cuando hablo de valores?

 

De una forma sencilla puedo decir que tus valores es aquello que es más importante para ti. Dependiendo de tus valores vas a preferir, apreciar y elegir unas cosas en lugar de otras; vas a comportarte de una forma en lugar de otra.

Tus valores son la expresión de tu alma, de tu yo más profundo. 

 

¿Cuáles son tus valores?

 

Si alguna vez te has parado a pensar en esto ¡enhorabuena! Ya tienes un buen trozo del camino recorrido, sino ¡no pasa nada! Hoy es tu momento.

Define tus valores. Sólo tú puedes hacerlo.

Tus valores son solo tuyos, de nadie más, aunque puede que estén escondidos debajo de muchas capas que influyen en tu día a día como: medios de comunicación, sociedad, amigos, familia… los cuales te dicen qué creer, cómo comportarte; lo que está bien y lo que está mal.

Haz un viaje de introspección y ¡deshazte de todas esas capas! Sólo así encontrarás a tu verdadero ser.

Descubre lo que es auténticamente importante para ti, y sobre eso levanta tu vida en vez de levantar tu vida sobre lo que te dicen que debería ser importante para ti.

¿Cuál es la relación entre tus valores y el futuro que te construyes?

 

Veamos un ejemplo para entender la relación entre tus valores, tus acciones y tu futuro:

En las películas la única forma que tiene un director de transmitir la personalidad (valores) de un personaje es haciendo que ese personaje actúe de una manera determinada. Es decir, el espectador interpretará como héroe de la película aquel personaje que haga cosas buenas; e interpretará como villano aquél que haga cosas malas.

Tanto en las películas como en la vida todo se mide con la acción. Y cada acción que tomas hoy -incluso la más pequeña- está creando tu futuro.

 

¡Bien! ya descubristes tus valores y conoces el vínculo entre estos y tus acciones para crear el futuro que deseas.

¿Por qué entonces, a veces, nos comportamos de manera que no está alineada con nuestros valores?

 

Muchas razones.

Una de las más comunes es por la búsqueda de aprobación externa, de amigos, de la sociedad… o porque es el camino más fácil, requiere menos esfuerzo…

¿Quién no ha hecho algo incluso siendo consciente de que no era lo correcto? Yo la primera.

Nos fallamos a nosotros mismos. Creamos una desconexión entre quiénes somos y qué hacemos. Esto provoca insatisfacción, frustración… seamos o no consciente de ello.

¿Tiene solución?

 

¡Sí!

 

La clave es armonizar lo que eres con lo que haces y Taekwondo jugó un papel muy importante en este camino para mí.

 

Taekwondo: El arte de desarrollar valores

 

¿Cómo puede Taekwondo ayudarte?

 

Taekwondo proporciona la estructura adecuada para armonizar lo que se es con lo que se hace.

Podríamos imaginarlo como un laboratorio donde se dan las condiciones perfectas para desarrollar la conexión entre tus valores y tus acciones.

Ahora, no todo el mundo encaja en este modelo. Permíteme que te explique:

Como tú, Taekwondo también tiene valores propios. Son su esencia.

Esto no quiere decir que si practicas Taekwondo tienes que adaptar los valores de este Arte Marcial. Como ya he mencionado, los valores no son dictados por algo o alguien; los verdaderos valores se descubren en uno mismo.

Taekwondo no impone valores, sino que solo atrae y retiene a personas que ya tienen esos mismos valores dentro de sí.

 

Aclarado este punto, adentrémonos en el alma de Taekwondo.

 

Los valores de Taekwondo. La esencia del arte

 

Cortesía 

 

Es tratar a los demás con respeto, educación y atención.

Me encanta estar en el Dojang. Se respira un ambiente de familia, de colaboración, de respeto tanto a rangos superiores como a inferiores. Se respira agradecimiento por compartir sabiduría y tiempo contigo. Agradecimiento por ayudarte a ser mejor cada día.

 

Integridad 

 

Es ser noble, honesto y sincero. Responsable y consciente de los propios actos y consecuente con el resultado.

Entrenar en Taekwondo te enseña a cómo defenderte, pero también a cómo atacar. El uso inadecuado de las herramientas que Taekwondo pone a tu disposición puede acarrear graves consecuencias. Todo buen Maestro sabe esto y será lo primero que muestre a sus alumnos.

Integridad marca la diferencia entre la persona que tomará el camino moralmente correcto en situaciones difíciles, de la persona que elegirá el camino de menor resistencia.

 

 

Perseverancia 

 

Es tener paciencia, confianza y saber que -a pesar de las dificultades- con suficiente intención y preparación nada es imposible.

Taekwondo requiere mucha dedicación y compromiso. El progreso no se ve de un día para otro, aunque a largo plazo ¡los beneficios son abrumadores!

Comparto contigo un par de preguntas que me han ayudado a percibir estas ganancias:

¿El entrenamiento en Taekwondo ha afectado en mi calidad de vida? ¿Soy/estoy hoy mejor que hace un año?

Seguramente, como en mi caso, la respuesta será positiva. Ser consciente de esta evolución ayudará a que te mantengas en el camino correcto hacia la excelencia.

 

«No hay fracaso que pueda vencer a la perseverancia»F. Alcaide

 

Autocontrol 

 

Es dominar las propias emociones, comportamientos y deseos. El autocontrol está ligado al grado de desarrollo, madurez y sabiduría de la persona.

Como ya he mencionado, Taekwondo requiere mucha horas de entrenamiento; horas que le estás dedicando a Taekwondo y no a otras actividades. También conlleva tener un estilo de vida saludable si quieres rendir al máximo de tus capacidades: alimentación correcta, descanso adecuado, no tener vicios tóxicos…

Decir SÍ a Taekwondo es decir NO a otras muchas cosas.

 

«El más fuerte es la persona que gana sobre sí misma más que sobre cualquier otra»Lao-Tzu

 

Espíritu indomable

 

Es ser pro-activo. Actuar a pesar de los miedos internos. Perseguir tus sueños con pasión y energía.

 

Una de las formas más rápidas de progresar en Taekwondo es participando en campeonatos. Esto puede dar mucho miedo: sales de tu zona de confort (tu dojang) y compites contra personas que no conoces -quizás mejores que tú- delante de muchos espectadores.

Eres el centro de atención. Puedes pensar que si te equivocas o pierdes vas a hacer el ridículo… pero lo importante es tomar acción y hacerlo a pesar de los miedos internos.

Ya se sabe, sin riesgo no hay evolución ni crecimiento. O ganas o aprendes.

 

«Donde hay grandes recompensas hubo personas valientes» –  Sun Tzu
 

Como habrás podido observar todos estos valores, enseñanzas y comportamientos que se dan en Taekwondo tienen aplicación directa en situaciones cotidianas.

 
El entrenamiento en Taekwondo te prepara para afrontar los retos de la vida.

 

Al final del día, cuando nos vamos a la cama, todos buscamos esa paz y tranquilidad en nuestro interior… y la única forma de sentirnos satisfecho con nosotros mismos es alineando nuestras acciones (pensar, decir, hacer) con nuestros valores.

Es armonizar lo que somos con lo que hacemos.

 

Cuéntanos tu historia

¿Has descubierto tus valores? ¿Cuál ha sido tu proceso? ¿Qué papel ha jugado Taekwondo?

¡Comparte con nosotros tu experiencia y ayuda a otros a encontrar su camino hacia la excelencia con tu ejemplo! Me encantará leer tu comentario y contesto a todo personalmente 🙂

¿Necesitas ayuda en este proceso? suscríbete gratis al blog para tener un contacto más directo conmigo y recorreremos el camino juntos.